Posteado por: Desty | 8 octubre 2008

Escapada por Bratislava y Viena

En el mes de Agosto, hice una escapadita de tres días a Bratislava y Viena. A pesar de la crisis…

He de decir que Bratislava me decepcionó un poco. Y eso que no albergaba grandes expectativas con esta ciudad. Pero para empezar el recibimiento en la estación de trenes, fue decisivo. Al bajar del tren, después de 7 horazas desde Dresden, tenía que ir a buscar a una amiga, que tenía que venir en un autobús. Bien, me dispongo a buscarla y me encuentro con una ciudad muy sucia y una gente muy rara… uyyy mal empezamos. Cuando encuentro la parada del bus se me acerca una niña gitana, con muy mala pinta que me habla en eslovaco, intuyo, pidiéndome dinero. Pero yo no tengo. Y es cierto! No había sacado dinero y solo tenía euros. Se lo digo en un perfecto castellano… suponiendo que no me iba a entender, pero… ¿qué iba a hacer? La niña se me empieza a acercar y yo dando pasitos hacia atrás (si, ¡¡tenía miedo!!) Entonces, se acerca otra niña, un poco más mayor… con la misma cara y la misma intención y empiezan a rodearme. Yo en ese momento, solo pienso en mi mamá. Agarro mi mochila con fuerza (si me llegan a quitar la mochila me hubieran matado… tenía mi vida en esa mochila) y solo les miraba con cara de pena. No tengo dinero, lo siento, no tengo nada, solo euros. Y ellas se acercaban cada vez más… Y en ese momento me sonó el móvil. Me disculpo muy educadamente para atender la llamada y era mi amiga, que ya estaba en la estación. Corrí a su encuentro… ufff ¡no creo que me haya alegrado tanto nunca de ver a alguien!

Por acortar, Bratislava en general no me gustó. Tiene un casco histórico bonito, pero muy pequeño. Se ve en nada. El resto de la cuidad no dista mucho de cualquier ciudad de la periferia de Madrid… con mala gente y sucia (que de eso no hay en la periferia de Madrid xDDD). Eso si, se come estupendamente por dos duros. La primera noche cenamos en un restaurante con una terraza de madera muy chula por menos de 20 euros entre las dos con 4 cocacolas incluídas.

La cena
La cena

Al día siguiente este pedazo de desayuno por… ¡¡algo más de 2€!!

Esto debe engordar solo con mirarlo...
Esto debe engordar solo con mirarlo…

Y bueno, después de engullir tan delicioso manjar decidimos quemarlo dando una vuelta para visitar los mismos sitios que por la noche, pero a la luz del día, que daba bastante menos miedo. Compramos algún regalito y nos fuimos rumbo a Viena.

Y ahí ya si, ¡Viena me pareció genial! Una ciudad preciosa. La catedral es impactante, sus calles bonitas… no sé. Pero me encantó. Habrá opiniones para todo, por supuesto, pero que las escriban en sus blogs.

Según llegamos, nos fuimos a ver el Palacio de Schönbrunn, una verdadera pasada. Aunque las fotos son bastante malas… o salimos nosotras, con nuestras pintas. Vamos, que se ha salvado esta.

Palacio de Schönbrunn
Palacio de Schönbrunn

El primer día no dio para más. Después de visitar el Palacio tratamos de visitar el Belvedere, pero para cuando llegamos ya habían cerrado, así que tuve que conformarme con mirarlo desde fuera.

Al día siguiente visitamos el centro de la ciudad por la mañana. Seguimos con fotos bastante malas o con personajas en medio. Con lo cual poco puedo enseñaros. Decir que con subir hasta la torre de la catedral ya tienes ganado el cielo. Así, instantáneamente. Perdón divino. Eso si, previo pago de 3 o 4 eurillos… ¡¡casi nada por dejarte el hígado en sus peldaños!!

Esto es lo que se ve desde las ventanucas de la torre de la catedral una vez has subido las infinitas escaleras
Esto es lo que se ve desde las ventanucas de la torre de la catedral una vez has subido las infinitas escaleras

Entramos en la famosa pastelería Demel. Famosa y cara. Todo hay que decirlo. Que me hubiera comido hasta los envoltorios de todo aquello, pero mi bolsillo no me lo permitía. Una cajita con 4 bombones costaba más de 9 euros. ¡¡Asustadita me dejó!!

Los bombones de oro!
Los bombones de oro!

Después de abrirnos la gula (que no el apetito) nos fuimos a engordar unos kilitos. Nos pedimos un delicioso pastel de chocolate con crema de nata y un maravilloso café tamaño XXL.

Uhmmmmmm
Uhmmmmmm

Después de esto, nos fuimos al Prater, que fue lo último que visitamos. Para quien no lo sepa es un parque enorme, creo que el más grande de Viena que tiene tambien un parque de atracciones. La entrada es gratuíta. Y fotos no os pongo, que no hay foto decente y/o anónima.

Ale, cumplí! Otro viaje contado!

Anuncios

Responses

  1. Mira ella que bien se lo pasa! jajajajaja. Menos mal que estabais en Viena, que si llegáis a estar en Suiza o Bélgica no coméis otra cosa que chocolate.

  2. Mira que asustar a unas niñas indefensas…jajajaj.

    Nutel no te creas tu que el chocolate austriaco es malo…

  3. Cómo os cuidáis!

  4. Me Ha encantado¡¡ Teneis mi voto…
    Eva

  5. Hola, quiero hacer una escapada de unos días visitando Viena y Bratislava pero los vuelos veo que son carillos… ¿Sabéis alguna agencia que los coordine bien? Me encantaría hacer una escapada esta Semana Santa!!

    Os agradecería que me dijerais alguna cosa a mi email silshake@gmail.com

    Gracias!!
    Sílvia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: