Posteado por: elnoziya | 11 septiembre 2008

Descansa en paz, querido compañero

Hace un rato escribía esto sobre mi nuevo portátil.  Juro que era una broma, no tenía ninguna mala intención de venderte.

Justo hoy, alrededor de las 20 horas, he acabado de instalar y copiar todos los datos en el ordenador nuevo.  A continuación he borrado todos mis documentos para dejar el ordenador anterior a mi hermano, Shift+Supr de la carpeta con mi nombre, y he pagado el ordenador, como cualquier otra vez.  ¡Maldita sea! ¿Por qué habré hecho esa estupidez?

Nunca más te has vuelto a encender.

No nos hemos podido despedir como es debido, como te merecías.  Aunque era esperable, no lo esperaba.  Sabía que este día iba a llegar más pronto que tarde, pero no estaba preparado.

Todos los sabíamos: la barra espaciadora que renqueaba, el botón de power con respirador artificial, las numerosas heridas de guerra abiertas a lo largo de toda su estructura… nada leve, a su vez nada grave; pero a la muerte, eso no le importó, y sobrevino, no sin previo aviso, por fallo multiorgánico, que colapsó el disco duro.

Operating system not found

Esas fueron sus últimas palabras, algo típico en él, con su usual tono jocoso.  No era la primera vez, no creía que fuese la última.  No sabía que esta vez no era una leve tos más, sino un suspiro final, y expiró.

Todavía brilla la esperanza en el verde de sus LEDs, pero todos los sabemos, no hay boca a boca ni reanimación que valga.  El trasplante de disco duro no es viable en estas condiciones, es un fallo vital irreparable a esta edad.  Y yo no creo en milagros.

Vuelvo a intentar en vano iniciar el sistema.

Operating system not found

¡Maldita sea! Van 30 reanimaciones.  Siempre digo que es la última, pero todavía veo la esperanzadora luz verde que me obliga a intentarlo una vez más.

Sin tí hacer un Kill del Explorer no volverá a ser lo mismo; me gustaba prepararme un Colacao (y tomármelo), mientras esperaba que cargase el sistema.  Nuestros últimos días fueron felices, sin Skypes ni Matlabs que te martirizaran, navegabas a gusto, con la templanza que solo los viejos marineros poseen, para no exigir más allá de lo posible.  Nada de fuera-bordas, viajábamos en nuestro lento velero, impulsado por el bochorno de tu ventilador, mas sin embargo con la paciencia por bandera, disfrutando de la tranquilidad y quietud de un saturado XP.

Volvamos la vista atrás.  Aún guardo en mi memoria los primeros momentos.  Cuando mi madre te prestó unos días, más por necesidad que por deseo.  Sin embargo tras aquél momento te declaré como mío, jamás esa déspota volvió a poner sus manos en tí.  Mis primeras prácticas de Pascal, incipientes comienzos de mi vida en la universidad allá por el 2002.  Más tarde llegaría la tarjeta Wireless, y aquel aburrido verano del 2003 metido en los chats. Cuantas amistades he forjado con tu ayuda, mi fiel compañero, decenas de contactos, cientos de miles de lineas de conversación.  Y no olvidar los trabajos de toda una carrera universitaria, que justo en estos días llega a atardecer.  Hemos superado juntos malos momentos, los achaques, las reparaciones, los formateos (incluso uno vía tarjeta Ethernet).  Miles de horas, cientos de noches, entre trabajos y… ¿por qué no decirlo? … momentos de relax.

Y al final, me abandonas así, como un héroe, sacrificando toda su vida hasta el último momento.   Has corrido la maratón para morir en la llegada, dándolo todo en un esfuerzo por cumplir tu cometido.  Nunca mis ojos vieron un acto tan heroico, tan valeroso sacrificio por conservar todos mis datos.  ¿Acaso pesaban 21 gramos aquellas fotos?

Descansa en paz, mi fiel compañero.

RIP

Don Portatil Aspire de Acer.

Fallecido el 10 de Septiembre de 2008 a los 6 años y medio de vida.

El dueño y familia ruegan que lo mantengan presente es sus oraciones para el eterno descanso de su software.

El entierro  “Corpore insepulto”“Hardware incontainer”  tendrá lugar en los próximas días, en el punto limpio de la ciudad.

Anuncios

Responses

  1. Juro que no tengo palabras… :O

  2. Yo casi lloro. Por una vida completa, que D(i)OS lo guarde en su seno.

  3. “¿Acaso pesaban 21 gramos aquellas fotos?”

    Qué bueno este final. Te deja un nudo en el estómago con el que es difícil lidiar…

  4. Ahora estará en el cielo de los semiconductores.

    DEP


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: